Javier Sanglas Lleó

 

En qué crees que podrías modificar tu estilo de liderazgo actual para afrontar una situación de crisis?

 

 

 

En situación de crisis, el estilo de liderazgo debe ser modificado de acuerdo con los siguientes principios:

            1. Capacidad de adaptación a las circunstancias
            2. Flexibilidad
            3. Definición clara de objetivos
            4. Iniciativa en el “campo de batalla”

Una organización que estimula una cultura para que el personal tome decisiones y se adapte a las condiciones de emergencia, está mejor preparada para afrontar la crisis. El “jefe” no va a estar disponible cada minuto que dure la crisis para aprobar cada decisión. Los líderes efectivos se aseguran de que su equipo esté bien formado para tomar las decisiones que requiere un entorno de crisis cambiante. Pocas crisis se ajustan a los manuales de procedimientos.

Las condiciones extraordinarias de las crisis requieren una adaptación de las técnicas y de los procedimientos habituales. Ningún manual prepara a los empresarios y a sus colaboradores para las crisis. El éxito debe provenir de la habilidad y de la autorización para improvisar.

Las organizaciones deben formar su estructura de liderazgo y la habilidad para gestionar las crisis de acuerdo con los siguientes principios:

  1. Fomenta buenas relaciones personales. El “jefe” debe conocer a sus colaboradores, y estos entre sí. Sólo de esta forma, manteniendo esas conexiones personales, puede el personal ser capaz de confiar en los demás y de que cumplan con su cometido adecuadamente.
  1. Promueve la flexibilidad. Junto con el respeto y las relaciones humanas se llega a entender que una organización puede y debe ser flexible. La formación debe desarrollar el criterio empresarial y la toma de decisiones en circunstancias cambiantes.
  1. Échale coraje. Los buenos líderes sacan lo mejor de su gente haciendo que confíen en sí mismos. Teniendo confianza en sí mismos y siendo competentes, esos colaboradores pueden brillar durante una crisis porque saben que la Dirección espera de ellos que actúen bajo sus propias convicciones en momentos en que es necesario actuar urgentemente.
  1. Asume riesgos. Una organización se puede desmoronar en una crisis si la Dirección ha desarrollado una cultura empresarial que penaliza los riesgos y los errores que se puedan cometer en un intento de ayudar de buena fe. Los componentes de un equipo deben saber que, si toman una decisión razonada, no serán penalizados si se equivocan.
  1. Concede la autoridad necesaria. Delega. Los líderes deben tomar decisiones basadas en la situación a la que se enfrentan. Una crisis representa que la Dirección no puede ser siempre la última autoridad. Si a los miembros de un equipo no se les da autoridad y confianza de forma habitual, es casi seguro que no la van a desarrollar mágicamente durante una emergencia. Fomenta la cultura de adaptación, flexibilidad, objetivos claros e iniciativa de forma continua. Entonces la actuación durante una crisis será espontánea.

 

Los seniors voluntarios de SECOTbcn están a tu disposición para asesorarte sobre temas de gestión empresarial. Si te interesa, pincha aquí.