José Miguel Garcés

Por qué damos las gracias? Por educación o porque realmente deseamos agradecerle a la otra persona lo que ha realizado?

 

 

Son preguntas que nos podemos realizar y que cada uno de nosotros podemos llegar a una conclusión diferente, pero es cierto que según la forma que lo expresemos, estamos en un fase o en otra.

 

Por ejemplo. Solicitamos un café y cuando nos lo sirven, le damos las gracias, en si actuamos por educación, es una respuesta corta y fría. Pero si, en vez de decir gracias decimos “muchas gracias” ¿estamos en la misma fase?, pienso que NO, es más agradable para la otra persona y yo lo realizo porque deseo agradecerle el servicio o prestación que me ha dado.

Poneros delante de un espejo y decir “gracias” podréis ver que nuestra boca casi no se abre y la musculatura de nuestra boca permanece inalterable, ahora decir “muchas gracias”, cambia totalmente y si se añade una sonrisa ya es fenomenal.

Siempre la persona que recibe el agradecimiento nos recordará de otra forma y he transmitido mi agradecimiento.

Entonces, pongámoslo en marcha, al acabar una presentación, comentario, charla con vuestros compañeros y/o empleados, etc., finalizar con una expresión de agradecimiento sincera.

Muchas gracias por …

Veréis como el ambiente cambia y ello llevará a obtener mejores resultados.

 

Pero sobre todo hazlo concienciado y empieza por tu entorno más cercano.

 

Si eres emprendedor y deseas desarrollar tu idea, o como empresario tienes dudas, recuerda que en SECOTbcn estamos a tu disposición, pincha aquí.