Llorenç Macías

En más de una ocasión he asesorado a un empresario desesperado ante esto. ¿Has vivido tú una situación de esta gravedad?

 

 

Cuando me encuentro con un caso así, aplico lo que yo llamo “primeros auxilios”:

  1. ¿Por qué? ¿Qué está ocurriendo? Enséñame la Cuenta de Resultados y el Balance de Situación del año pasado y los de este año. En más de un caso no ha sido fácil poder ver los documentos contables, que estaban en poder del gestor, que no los tenía al día.

Cuando pude verlos llegué a la conclusión que la situación era previsible y que el empresario lo hubiera podido detectar o el gestor debía haberle prevenido que en un plazo corto, los beneficios mínimos o pérdidas provocarían dificultades de tesorería.

  1. ¿Qué está pasando ahora? ¿Se están generando beneficios o pérdidas?

Inmediatamente implantar el sistema para tener la contabilidad al día y que el empresario tenga puntualmente todos los documentos necesarios para conocer la situación del negocio. Si el gestor no satisface esta necesidad se deberá sustituir por un asesor contable capaz de hacerlo.

Pronto llegamos a la conclusión que la empresa seguía sufriendo pérdidas y que era indispensable afrontar los cambios necesarios para que pasara lo antes posible a conseguir beneficios.   

  1. ¿Qué otras cosas pueden estar ocurriendo, que provoquen dificultades de tesorería, aunque se esté en situación de beneficios?
    • Crecimiento exagerado del stock
    • Que se haya hecho una inversión o gasto importante, financiado con deuda a corto plazo
    • Que el plazo de cobro sea muy superior al de pago
    • Que el saldo de clientes haya crecido exageradamente

¿Qué se puede hacer?

Te recuerdo lo que indiqué en un post anterior sobre la forma de reducir pérdidas o aumentar beneficios. En post siguientes escribí mis recomendaciones:

  • Analizar los componentes de la cifra de ventas. La posibilidad de aumentar las unidades vendidas, a través de la política de producto o mediante el Marketing. Ver también la forma de establecer los precios de venta.
  • Tratar de reducir los costes de los productos vendidos.
  • Recortar en lo posible los gastos fijos.

Los problemas indicados en el apartado 3 requieren adoptar soluciones que corrijan la situación en el menor plazo posible.

Si el empresario aplica con rigor el sistema, el resultado no se hace esperar demasiado. Recuerdo el caso de una empresa a la que cuando vi sus datos contables pronostiqué una vida de 2 años si no daba la vuelta rápidamente a sus resultados.

Tenía pequeñas pérdidas cada año y salvaba la tesorería gracias a la póliza de crédito. En la actualidad tiene beneficios, canceló su póliza de crédito y tiene una cuenta corriente saneada.

En mi opinión, la posibilidad de que los “primeros auxilios” den buenos resultados depende de estas cuatro cosas:

  • Llegar a tiempo, se puede salvar una empresa que esté grave, pero no resucitar un cadáver.
  • La capacidad del empresario para aplicar rigurosamente el sistema e ir comprendiendo la contabilidad.
  • Que se implante un sistema contable eficaz, que permita tener una información mensual de los resultados.
  • Mucha constancia en vigilar la evolución de los resultados y aplicar las correcciones necesarias.

 

Si deseas el asesoramiento de los Seniors voluntarios de SECOTbcn, sobre temas de gestión empresarial, pincha aquí.