Merche Manresa

Rotundamente ¡¡NO!! La idea no basta ¿Por qué?

Ser creativo no es suficiente, hay que plasmar esa creatividad para generar un producto o servicio diferente a los demás y que satisfaga un deseo o una necesidad. ¿Cumple estas condiciones tu idea?

 

 

Si además la idea aporta innovación y estás dispuesto a trabajar duro y poner paciencia y tenacidad para llevarla a la práctica…¿cómo hacerlo?

La idea ha sido la excusa para comenzar el proyecto, que según como se desarrolle, puede conducir al éxito o al fracaso. El proceso inicial requiere tener muy claro:

  • cuál es mi público objetivo (target)
  • el nicho de mercado a quien me dirijo.
  • conocer los competidores
  • ver la diferencia entre tu producto y lo que ya existe en el mercado(valor añadido)
  • estudiar en profundidad la viabilidad del proyecto.

Ahora hay que ponerse a modelar la idea, que en principio puede parecer abstracta, hasta que puedas construir un Producto Mínimo Viable (PMV) que es un prototipo, dibujo , vídeo o Power Point que te permita mostrarlo a varios clientes potenciales y saber si les satisface.

Con las opiniones de los potenciales clientes,  irás modificando y adaptando tu idea y el producto. Puede ser un proceso largo. Ten en cuenta que la idea final puede ser muy distinta de la inicial.

Paralelamente hay que ir preparado y desarrollando el plan de empresa. En este momento puedes encontrarte con carencias de conocimientos que pueden frenar tu proyecto. Para solventarlo, puedes realizar cursos de formación, lo que requiere de mucho tiempo y dedicación, pero tienes una alternativa muy práctica.

La encontrarás en  SECOTbcn, asociación de ex-empresarios o directivos voluntarios, cuya amplia y solvente experiencia  te aportará soluciones para cualquier aspecto de la gestión empresarial, con un enfoque personal y especializado. ¡¡Los éxitos obtenidos en este campo nos avalan !!

Poco a poco te habrás situado en la rampa de lanzamiento y te acercarás a las condiciones necesarias para crear y consolidar la empresa. No hagas caso de las estadísticas pesimistas sobre el fracaso de los nuevos proyectos empresariales. Apunta alto, tu no vas a evitar pérdidas sino a conseguir beneficios altos y a que tu empresa  se expansione.