Llorenç Macías

¿Eres consciente que cada Euro más en los gastos fijos, es un Euro menos en el beneficio?  ¿Quieres saber cómo hacerlo para establecer una política de reducción de los gastos fijos?

Los gastos fijos son la última de las 4 variables que te indiqué como responsables del incremento o reducción del beneficio

 

En épocas de bonanza económica, era frecuente hacer una estimación de los gastos fijos del próximo ejercicio, incrementando un 5 o 10% los del ejercicio pasado. Esto no es así ahora, ya que el objetivo es  que los gastos futuros sean más bajos que los pasados. ¿Cómo puedes hacerlo entonces?

Lo que debes hacer, es aplicar el “presupuesto base cero”, que consiste en tomar los gastos fijos de los últimos doce meses y ponerlos en un Excel ordenándolos de mayor a menor gasto. Empezando por el primero, debes aplicar a todos el razonamiento: ¿puedo suprimirlo? Si no es posible ¿cuánto puedo reducirlo?

En todas las empresas y seguro que también en la tuya, hay partidas de gastos fijos inútiles o exageradas, por lo que es de esperar que estudiándolo de forma restrictiva resulte una previsión un tanto por ciento más baja para el próximo ejercicio y que en consecuencia podamos incrementar el beneficio previsto.

Con este post termino lo que me había propuesto explicar sobre las posibles formas de aumentar el beneficio. Espero que te haya sido útil y quedo a tu disposición para cualquier aclaración que desees.

 

Si deseas el asesoramiento de los seniors voluntarios de SECOTbcn, para temas de gestión empresarial, pincha aquí