Juan Camín Torrents
¿Qué es?

La Prevención de Riesgos Laborales es una disciplina que busca promover la mejora de la seguridad y salud de los trabajadores para prevenir los riesgos derivados de las condiciones laborales.

 

 

Su prolijo y progresivo marco normativo, iniciado hace casi 25 años, ha retrasado y dificultado su plena implantación. Es quizá por ello que los resultados no están siendo alentadores si consideramos el aumento del 25% en los accidentes laborales en los últimos tres años. Es por tanto un tema fundamental y de actualidad, al que se debe prestar mayor atención.

En la medida en que la PRL debe integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, estableciendo la política a aplicar a través del plan de prevención, deviene automáticamente un deber del empresario para proteger a sus trabajadores.

¿Cómo debe hacerse?

Hay que evitar los riesgos por la vía de identificar los elementos peligrosos, evaluar su magnitud y planificar una actividad preventiva, a fin de combatirlos en origen.

Para ello hay que evaluar tanto a la persona que desempeñe el puesto de trabajo -ya que puede ser especialmente sensible a algún riesgo (ej: embarazadas)- como el entorno en el que lo desarrolla -equipos, instalaciones, agentes químicos, etc.

No debe olvidarse que el plan de prevención no sólo debe hacer referencia a accidentes físicos, si no también, si procede, a los psico sociales y a los deterioros físicos no inmediatos.

En la medida que se trata de adaptar el trabajo para reducir sus efectos negativos en la salud, no hay que afrontarlo como un gasto adicional sino como una inversión que reducirá el absentismo en la empresa y proporcionará seguridad a los empleados.

¿Quién debe hacerlo?

La Ley permite que las empresas se organicen para su implantación entorno a diversas modalidades, en función de su tamaño y actividad. Cabe hacerse con cargo a los recursos propios, pudiendo asumirse bien por el propio empresario, bien designando uno o varios trabajadores o creando un departamento específico. También se puede contratar un servicio externo o hacer una combinación de algunas de ellas.

Sin embargo, las empresas que lo hayan asumido internamente deberán someter su sistema a auditoria externa especializada, salvo en el caso de PYME’s que tengan menos de 50 trabajadores, bastando en ese supuesto notificar a la autoridad laboral las causas por las que no se cree necesaria esa auditoria y esperar su aprobación.

En cualquier caso, el plan debe reflejarse en un documento que se conservará a disposición de las autoridades laborales y sanitarias, quienes tienen otorgadas facultades tanto de inspección como sancionadoras. La empresa deberá realizar una primera auditoria del sistema de prevención dentro de los doce meses siguientes al momento en que disponga de la planificación de la actividad preventiva, actividad que deberá repetirse cada cuatro años.

¿Cuánto cuesta?

Los costes de la PRL no son exclusivamente los derivados de los accidentes de trabajo y/o enfermedades profesionales, ya que también incluyen al conjunto de actividades implantadas en la empresa para evitarlos o disminuirlos.

En esta visión más amplia se deberían por tanto incluir los costes de la gestión de esa prevención en Seguridad y Salud, destinados precisamente a evitar los accidentes y enfermedades que repercuten directamente, como coste operativo, en el resultado de explotación. Estos dependerán del número de trabajadores, del tipo de auditoria -reglamentaria, voluntaria…- y de la organización de la prevención.

También habría que computar los costes asociados a los fallos del sistema, es decir, los derivados de esos accidentes de trabajo y enfermedades profesionales que no se han evitado. Si bien estos últimos son difíciles de cuantificar por lo complicado de establecer una relación causa-efecto, hay estudios que determinan una relación de 1 a 8 con respecto a los anteriores, dependiendo de la empresa y el sector.

En cualquier caso, hay que poder medir los beneficios de la gestión preventiva e identificar las palancas para la mejora de esa gestión, toda vez que los ahorros económicos en esa ecuación y en la calidad del trabajo son notorios.

 

 

Si te interesa el asesoramiento de los Seniors voluntarios de SECOTbcn, sobre temas de gestión empresarial, pincha aquí.