Resultado de imagen de credito y prestamoVicenç Fernández Saguer · 2019

 

 

¿Sabrías distinguir un PRÉSTAMO de un CRÉDITO? Mucha gente los confunde.

Como lo tuyo es o será la empresa, mejor aclararlo de una vez por todas.

Si no utilizas bien los medios de financiación en función de las necesidades puedes provocar un colapso financiero.

Las necesidades de dinero de tu empresa son de dos tipos:

 

A) Necesidades por una inversión, inicial o no, o por un gasto extraordinario.

Supongamos que necesitas comprar algo caro y duradero, que incorporarás como activo a tu empresa.

    • el gasto se produce en un momento puntual
    • el bien adquirido tendrá una duración hasta quedar amortizado
    • también tendrá su amortización fiscal (ejemplo: un ordenador, cuatro años)

Necesitarás una cantidad de dinero para ello.

Aunque tengas saldo suficiente en el banco, será prudente que solicites un PRÉSTAMO para no quedarte “seco”, ahora o más adelante.

¿Cómo funciona un PRÉSTAMO?

    • el banco te financia una parte del coste de la inversión (normalmente hasta el 80%)
    • se percibe el capital coincidiendo con el momento de la inversión
    • se devuelve/amortiza el préstamo con el pago de cuotas fijas mensuales
    • las cuotas incluyen devolución de capital e intereses
    • se pueden pactar períodos de carencia adicionales al inicio: pagos mensuales de sólo intereses, sin empezar la devolución de capital
    • los intereses se calculan en base al capital pendiente por devolver a final de cada mes, por vencido (sistema francés)
    • conviene que el tiempo de amortización (devolución) del préstamo no sobrepase la vida útil del bien adquirido.

Imagen relacionada

Existen otros modos de financiación para inversiones en activos fijos identificables (no instalaciones): leasing, renting, etc.

 

B) Necesidades causa de la actividad normal de tu empresa.

Sólo con que hagas una previsión, te darás cuenta que no hay dos meses iguales por diversos motivos:

    • por desfase en el tiempo entre los cobros y los pagos a proveedores o a colaboradore, los gastos fijos, etc.
    • por estacionalidad
    • por vacaciones

A la necesidad financiera derivada de la actividad normal de la empresa se la llama necesidad de capital circulante

Para evitar colapsos, necesitarás de una CUENTA DE CRÉDITO.

Y ¿cómo funciona?

    • es un pacto con el banco para poder quedar bajo cero pero hasta un límite en tu cuenta y por un tiempo
    • el banco atiende los pagos que te vengan, aunque no haya saldo, con un coste soportable
    • cuando tengan lugar los cobros repondrán el saldo negativo
    • pagarás intereses por la cantidad dispuesta y por los días en que estés bajo cero
    • estos intereses se calculan día a día y, por lo general, se pagan trimestralmente, naturalmente por vencido.
    • no serás considerado moroso si no sobrepasas el límite autorizado

Es normal que el banco te cobre también una comisión sobre la parte de límite no utilizado; está a tu disposición para atender los pagos sin previo aviso.

Fíjate en que una tarjeta de crédito consiste en esto: permitirte gastos hasta un límite, que quedaran cubiertos con una nómina u otro ingreso.

¡Mucho ojo! Si utilizas un crédito para atender una inversión se te colapsará la cuenta bancaria por mucho tiempo.

También existen otras herramientas para financiar la actividad normal de una empresa (circulante): anticipo de recibos, descuento de pagarés, etc. Para facturaciones altas, el factoring para quien cobra y el confirming para quien paga.

Es posible que el banco te conceda una línea de riesgo que englobe diferentes productos de financiación de circulante.

 

Pero, entonces ¿deberás pedir un préstamo o un crédito? Seguramente vas a necesitar los dos. El préstamo, ocasionalmente. El crédito, tenerlo si se prevén desajustes.

Los tipos de interés normalmente no difieren mucho entre uno y otro. En ambos casos suele haber comisiones de estudio y constitución.

No esperes a solicitarlos en el último momento ni con prisas. Tendrás que justificar la necesidad / finalidad y la capacidad de devolución. El banco tendrá que estudiarlo y también necesitará tiempo.

Si tu empresa es una sociedad, de pura lógica que los socios vengais obligados a avalar la operación. Todos responderéis por el total.

Ten en cuenta que se tratan de servicios financieros. El banco quiere riesgo mínimo porque, para él, tu empresa es un cliente, no una inversión de capital. En ningún caso puedes considerar al banco como un socio.

 

¿Quieres que te asesoremos personalmente?