Ana Pérez Carmona

Actualmente somos muchas las personas que al finalizar nuestra etapa laboral nos interesamos por vincularnos a proyectos de voluntariado ¿Por qué? ¿Es por puro altruismo?

Se constata  cada vez más, que es el propio entorno de la persona jubilada el que le habla del voluntariado como forma de ocupación que puede ayudar a gestionar el duelo de esa etapa.

Si entendemos el altruismo como una forma de ayudar a paliar las desigualdades de nuestra sociedad, es honesto preguntarse si una actitud altruista nace desde una preocupación por los demás o bien es una práctica interesada y/o de autocomplacencia.

En este sentido abundan todo tipo de opiniones. Si bien es cierto que al voluntariado se le otorga un valor en sí mismo, vivimos en una sociedad donde la individualidad y el cuidado del propio ego son prácticas al alza y donde el altruismo, como actuación comprometida, es observado desde una sospecha de actitud farisea y de intereses más o menos ocultos.

Una voz que ayuda a clarificar estos conceptos es Begoña Román (Doctora en Filosofía), cuando dice: “El ser humano es una historia de vida insertada en las historias de vidas de los demás y la solidaridad actúa desde la integralidad de cada ser humano y de sus comunidades de pertenencia” (https://solidaritat.santjoandedeu.org/es/testimonio/congreso-solidaridad-begona-roman-sobre-diez-ideas-clave-sobre-solidaridad)

El intercambio entre seres humanos nunca tiene un resultado neutro. Es bien conocida la expresión de personas voluntarias cuando dicen: “recibo más de lo que aporto”. Pero, huyendo de extremos mediáticos y aplicando una mirada de salud social, en estas reflexiones nos surge una cuestión relevante: ¿qué sería de nuestra sociedad si no pudiera contar con la ayuda y compromiso de personas o grupos sociales? ¿qué impacto tendría en situaciones de desigualdad, necesidad, injusticia, aislamiento…?

La respuesta a estas cuestiones no preocupa en términos estadísticos y de resultados, sino en la posibilidad de constatar una pobreza de expresión, una carencia de dignidad y de valores de nuestra propia sociedad.

Si deseas el asesoramiento de los Seniors voluntarios de SECOTbcn, para temas de gestión empresarial, pincha aquí.

Los post publicados en este Blog reflejan únicamente las opiniones de sus autores, no las de SECOTbcn